Le prometió una noche de pasión y le terminó cortando un t€stícul0

Los celos pueden llevar a las personas a tomar decisiones radicales, sin importar si se atenta contra la vida de las personas que se quieren.

Un macabro caso, relacionado con los celos, se registró recientemente en Kazajistán. Una estilista, identificada como Zhanna Nurzhanova, es la protagonista de los hechos que han causado conmoción.

Según informan medios internacionales, la mujer se dio cuenta que su pareja le comentaba fotografías de una amiga que tenían en común. Luego de espiar el teléfono de él, notó que el hombre sostenía conversaciones con otras mujeres.

Como venganza, la mujer citó a R. Sileimanov, como se llama su pareja, a una “velada romántica” en la que, supuestamente, le darían rienda suelta a su pasión.

“Le ofreció hacer un juego sexual, después lo ató de piernas y manos con cuatro bufandas. Sacó dos pastillas de barbitúricos se las hizo tomar. A las 2 a.m. le quitó la ropa interior y lo acusó de estar con otra mujer. Le pegó en la cabeza, en la cara y el pecho con una barra de aluminio. Luego, tomó 3 ampollas de anestesia con una jeringa y se las aplicó en la ingle”, expresó una fuente judicial.

En medio de sus incontrolables celos, la mujer tomó un bisturí e intentó castrar al hombre: “Ella cortó su testículo derecho y cosió el corte, pero un hilo se deslizó y el hombre comenzó a sangrar”, comenta la fuente.

Al caer en cuenta de la macabra escena, la mujer reaccionó y llevó a su pareja al hospital, donde le amputaron sus testículos. La estilista, de 36 años, fue detenida.

Los psicólogos de la estación de policía han recomendado hacer los estudios pertinentes a la chica, pues podría víctima de un trastorno llamado celotipia. Un sufrimiento que se manifiesta en grados muy distintos, que suele aparecer en momentos de baja autoestima y como consecuencia de experiencias pasadas. Si bien es normal que en algún momento de la relación una persona tenga miedo de perder a su mitad, la desmesura con la que algunos viven esa inseguridad puede acabar de un plumazo con cualquier relación; como en el caso de esta pareja.

Así pues, cuando hablamos de celos podemos encontrarnos, por un lado, ese miedo común a que la relación termine, que es el más frecuente en las relaciones de pareja, y por otro, un nivel superior de pánico irracional al que acompañan distintos comportamientos inaceptables que exigen de ayuda externa para que no acaben destruyendo todo a su paso.

Aquellos que sufren estos últimos son los que denominamos socialmente celosos patológicos, lo cual, muy probablemente sea la condición de Zhanna.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.