Posiciones s€xuales con esposas que debes probar, te harán estallar de placer

En el sexo nunca está dicha la última palabra. Es posible aprender cosas nuevas todos los días. Una buena idea es incorporar algunos elementos para hacer que las relaciones sexuales sean más atrayentes. De lo contrario, es probable que se caiga en la rutina y la llama de la pasión se apague poco a poco.

El juego sexual jamás debe caer en la rutina y una buena idea para innovar el placer es utilizar objetos sexuales, como las esposas.

Con ellas se puede realizar diferentes poses que son muy excitantes y vale la pena probar. Si quieres aprender un poco más, sigue leyendo y te explicaremos cuáles son las mejores poses sexuales para practicar con esposas.

  1. El misionero

La persona que se colocará boca arriba en la cama deberá dejar que su pareja le ate las manos al respaldo de la cama con las esposas antes de que se produzca la penetración. Si se desea innovar un poco más, también se pueden poner esposas en los tobillos y asegurarlas a la parte delantera de la cama.

  1. Atada de pies y manos

La mujer se acostará con el vientre en el suelo o la cama y doblará las piernas hacia arriba al mismo tiempo que lleva los brazos hacia atrás. A continuación el hombre deberá asegurar las esposas para que sostengan la mano derecha con la pierna derecha y lo mismo hará con las otras extremidades. Esta posición permite que haya una mayor penetración y, además, se incrementa el flujo sanguíneo en el monte de Venus y el clítoris, lo cual provoca orgasmos más prolongados.

  1. De pie

Esta pose es ideal para quienes adoran la dominación durante el sexo. Aquí se necesitará tener algún gancho de pared que esté ubicado en una parte alta. El hombre obligará a la mujer a levantar los brazos y la esposará al gancho. Cuando ya la mujer esté atada, una buena idea es que tenga los ojos vendados para que el hombre le haga experimentar diferentes sensaciones, como colocar cosas calientes o frías sobre su piel, jugar con sus pezones y practicar sexo oral. La cosa puede ser también a la inversa: la mujer puede ser quien domine la situación y el hombre sea el que tenga puestas las esposas.

No es mala idea probar alguna de estas posiciones sexuales con esposas, ¡anímate y sal de la rutina! Ideales para aquellos que son arriesgados y siempre quieren probar algo nuevo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.